reformas

REFORMA INTEGRAL EN CALLE PRINCESA

Madrid, España

El suelo del pasillo de entrada es uno de los elementos claves y atractivos de la. Se sustituyó por un doble fondo de arena y piedras volcánicas (a modo de jardín Zen) y cubierta de cristal, iluminado con luz LED blanca, lo cual genera un ambiente con mucha clase, muy elegante y luminoso. Las puertas del pasillo se convirtieron en correderas para no cortar el espacio de paso.

La cocina, muy estrecha y oscura, y a la que se accedía desde ese pasillo, también fue replanteada. No podíamos conseguirle más metros reales, pero sí visuales. Lo que hicimos fue crear un doble juego de colores, blanco en la pared que daba al salón, y gris en la que daba al interior. Pero la pared blanca no es de obra, sino de cristal blanco, que se vuelve translúcido con un juego de luces, recibiendo así tanto la luz natural como la sensación de espacio del salón.

En cuanto al dormitorio, lo ampliamos integrando vestidor, y creándole un baño en suite espacioso y muy agradable con tonos blancos y grises, y mampara de vidrio en la bañera.

Tiramos un tabique que separaba el dormitorio de un armario que daba al pasillo de la entrada, ampliando así el espacio para la cama. La puerta del armario fue sustituida por una corredera de madera blanca y cristal translúcido, cuyo objetivo no es abrirse (aunque se podría) sino proporcionar más luz al dormitorio de una forma original y práctica.